Buscando inspiración y referencias para crear un nuevo packaging para un cliente, llegamos a este diseño.

Sino te hubiera dado la pista en el titular de este post y te preguntara: “¿qué crees que es este producto?”, seguramente me hubieras respondido: unos cereales, un juego de niños, una colección de libros… ¡Pues no! Es un vino tinto.

Lo que nos va que ni pintado para hablar de cómo cambia la presentación o packaging de un producto dependiendo del país. Y cómo el packaging afecta a la percepción del producto y a la decisión de compra. Ya sabes que compramos desde la emoción, lo de la compra racional es más un mito.

En nuestra trayectoria trabajando para el sector del vino, aprendimos que:

  • Un español te mirará raro cuando le digas que compre un vino presentado en un pack de cartón (bag-in-box) o con tapón de rosca. Por mucho vino de calidad y ecológico chupi guay que sea. El comprador español te soltará un: ¿Me estás hablando a mi?
  • O cuando Pablo, que fue a la cena con amigos (antes del Covid, claro) llevó una botella de vino en el que el corcho, no era corcho, sino que estaba hecho de silicona. Sus amigos hicieron corrillo y cuchichearon: “¡Ha!, míralo, ya se podía haber gastado algo más para la cena…”
  • Durante años los vinos que querían mostrarse con una mayor calidad y precio se embotellaban en botellas pesadas, con un vidrio de mayor grosor. Esto está llegando a su fín.
  • Hoy en día, ante la preocupación de reducir la huella ecológica asociada al comercio y transporte, las marcas se han puesto las pilas buscando nuevos envases y desarrollando innovadores packagings como por ejemplo las botellas de papel. Pero la pregunta es: ¿Seremos capaces de cambiar el chip y nuestra percepción?
  • Marcas del grupo Familia Torres llevan años trabajando en proyectos como Torres & Earth para reducir su huella, no solo reduciendo el peso en las botellas de cristal sino también con más acciones como que el 25% del consumo eléctrico de su actividad proviene de fuentes 100% renovables autogeneradas (como la fotovoltaica o biomasa).

En los países nórdico, está prohibido la importación de vinos con cristal grueso y los consumidores prefieren el bag-in-box que las botellas de cristal. ¡Qué avanzados están ellos! Eso sí, envidian nuestro tiempo y nuestro sol.

Foto de Jonas Ferlin en Pexels

Volviendo al protagonista de este post, el vino THE GREAT BONZA, no solo se presenta en un pack de cartón sino que se atreve a ir más allá con un diseño colorido inspirado en el mundo del circo, lejos del lenguaje del sector del vino. Pero ojo, también hacen la versión botella de cristal, para que no se diga, para los vinos reserva… Eso sí, con tapón de rosca.

Además la historia del nombre engancha. Resulta que THE GREAT BONZA es una expresión australiana que describe la sensación corporal antes de decir un “¡Hurra!“. Algo BONZA es algo molón, pero al mismo tiempo tranquilo y relajado.

Así que un ¡Bravo! por el estudio de diseño United Power quien ha diseñado el packaging de este vino sueco producido en Australia.

Via

Copyright © Vertigo Barcelona 2009-2020. All rights reserved.